Cuantas veces nos hemos puesto realmente a pensar en cual es nuestro plan de vida. O si realmente “aquello” que pensamos que queremos, es realmente lo que “queremos”?

Debo serles honesto. Cuando mentalmente me escucho preguntándome esto, me argumento: Fe, ya tienes 33 años y estás pensando como un pequeño. Pues bueno, mi querido “Fe” soy uno de esos tantos adultos que luego de cuestionarse cientos de veces a vida misma, han llegado a a conclusión de que vivo sin “un plan”

Me cuestiono realmente la existencia o no de aquel famoso plan de vida, pues planes … vamos he tenido cientos en estas 33 vueltas al sistema solar: estudiar, trabajar, mudarme, enraizarme en una relación, liberarme de una relación tóxica, reinventarme … estudios, planes de trabajo en un espacio que no me agrada …. hacer agradable ese sitio que detestas, viajes, viajes y mas viajes.

He llegado a la conclusión de que posiblemente mi plan sea simplemente un lo opuesto de las expectativas de mi familia y anhelar la vida de un pasaporte lleno y una backpack con cientos de historias. Pero si ha de ser ese ¿Debería cuestionarme el simplemente no dar el paso?

My dear sister once told me: maybe you just need to admit that your soul doesn’t want be what we want for you … and she was right. Luego de pasar meses, realmente cuestionando mi estilo de vida, pero de modo paralelo movilziando a que otros rompan con esas rutinas y se permitan simplemente crear su propio camino, siento que ha llegado la hora de realmente “salir del closet” y hacerme cargo de mi no plan de vida.

Pensándolo bien, de mi plan de no tener el plan tradicional de vida.

Tal vez, escribo esto desde la adrenalina que me genera estar encerrado un par de horas atravesando aquella parte de Africa, que por cierto nunca he entendido porque no simplemente tomar vía directa y diagonal por el océano desde Europa a Latinoamérica. Sumado con el no deseo de regresar a la rutina del trabajo, que lo haces agradable pero que realmente no te gusta y por mas gratitud que le pongas, sigue siendo ese sitio que detestas y que te hace sentir encerrado y no creativo, o retomar aquellos pendientes que pese a tu estilo liberal de vida, asumiste solo por sentirte con la presión o el compromiso moral, entre tantos etc y mas etc que podría cada uno de ustedes rellenar en la siguiente oración “…………”

Entonces mientras vuelo, he decidido hacer una lista de todas mis pertenencias y jugando a estimular toda mi corteza frontal, pre frontal, lóbulos y sinapsis varias. Recordar los valores que tuvo el adquirirlas y el monto que podrían ingresar para el año sin plan. Pensar en que hacer luego de venderlas, cuanto tiempo me tomaría el cerrar aquellos pendientes bancarios, dejar las cosas en cero y agarrar un pequeño colchón. Que aplicaciones o sitios existen para intercambiar trabajo por hospedaje y comida, o cuanto tiempo me tomaría soltarme para simplemente enseñar yoga en ingles.

Donde llegar hasta el día de partir, cuanto tiempo enganchar el curro, pega o trabajo actual y simplemente enrollar mi mat y simplemente partir.

Ahora que lo escribo y lo releo … noto cuan ansioso me pone, cuanto de aquella ansiedad es temor, boicot y cuanto también es esa fuerza que te impulsa a cerrar los ojos y saltar.

Ok,

Entonces el plan se no tener plan, se transforma en un nuevo plan.

Ya les iré contando. Posiblemente en un par de días desista o tal vez les escriba desde algún lugar recóndito del planeta, el cual estaré llamando hogar.

Hasta ese entonces

Mandemos al carajo los planes e inventémonos nuevos.

Few years ago I’d decided to not care about what people said about me, but my journey was hard.

I’d spend so many years hearing different voices about what I should do, think, wear or expect for my future, most of the time those voices came from home or school and sometimes words could be too hard.

When I was a child bullying wasn’t a problem, so no one was too worried about how kids were on their relationships … and I was fat, shy and small. Also I believe that on those years I was expressing my first steps as a gay young, insecure and small. And teenagehood, comments or fag jokes were too hard that was easier to repress my feelings and the way that I felt about me (gay or not)… I wasn’t fine and too secure about anything. 

I’d started to get fat and hide my self from my self as a way to be protected – I think –

On my last school years, jokes and comments were less but I was unhappier. I wasn’t comfortable with myself, with my body and mind, but for my family everything was just “ok” my grades were how they expected so getting into university life was ready for me. Even so every day felt as a pressure to be better in ways that I couldn’t imagine as an adult.  I didn’t knew when or how was that I just started to create a negative image about me. Anxiety just got calm when I was able to decide whether to eat or not and my life was suddenly governed by an eating disorder that I couldn’t handle it anymore.

On my freshmen year, things were different.

I’d started to had new relationships in a safer environment but I was so scared to tell what was really happening with me. I think that the many changes that my personality had on those years, were the words that mom hear but the damage was done. My words were not mine!

Been anorexic made me stop being fat. But it didn’t stopped me to repress or hate my self. I felt most of the time alone – and I wasn’t – I was depressed.

How hard should been for my family and friends, I’m sorry. But most of all I say sorry and ask for acceptation and forgiveness to my self. And I’m giving it to me.

Everyday we are so exposed to hear many comments about everything. Many times, those comments are about us but not every time are the nicer, cutest or greater: you look too thin, too fat, too tall, too sexual, too gay, too dumb, etc. But once I decided to change the way that we are living and seeing ourselves, magic happens and we start to change.

For me the first change was “to trust”. As I told you dears, I was feeling so alone when I wasn’t and starting to restore family and friends relationships was too helpful. They was worried, I just couldn’t saw it. They didn’t knew how to help me, neither do I. So my first step was not to punish me for punish others, for what was going with me. Also it helps me to clean my breath from negative vibes.

As a psychology student, I knew on those years that therapy will helps. so I’d stared therapy at the beginning 2 times per week. After a few months I was feeling lite and clean, and those voices wasn’t too important to me … “dude you look so thin; Ok, so what?”

Also my big challenge was to recover selfcare and trust in me; the hard one. And believe me wasn’t easy and still isn’t. Some days UI just feel that everything is kind of grey and anxiety comes back. So what really got me in a safe and health path yoga – and guess what : still works !

Today as a therapist I know that therapy, health relationships and a safe environment helps. Also they are one of the important things to work on an eating disorder therapy, but what really helped me to heal the relationship that I was having with my self, was that space that you can create on every yoga practice.

That sacred space in were not everything is good, come on! but one in where  everyday you’ll feel safe enough to feel good enough just to be happy, a space to talk, feel, habitat and been with yourself.

Recover from depress, anxiety, pst or any emotional or mental health issue isn’t simple, but when you start to believe that you can step over from all your shit, stop listening outside and star to listen yourself with kindness and true love and acceptation, please believe me … everything will be easy.

Yes … of course that I would love to have a different story on how I become more awareness and kind and careful with myself. But this is part of my story .. and everyday when I hear  some comments about how others see me with disapproval, I feel so thankful of my former years, because of them now I could just say “Who cares? I’m happy being who I am so please fuck off!”!

I wouldn’t change anything from my life!

I’m sure that was the way that life had and empowerment teachings for me .. and I got them!

So please, please, PLEASE!

If you are feeling just a bit of what I felt … you my dear, are not alone.

Surround yourself with love from family or friends.

Accept your self,  love your nature and who you really are. We – all of us – are so fucking gorgeous. And that’s your medicine, that’s your true love, that’s when recovery really begins.

So guys next time, what if we start to be kinder and less shitty?

Words are powerful, so be aware of them.

Sometimes things looks harder than they really are

I still remember how I felt on 2011 when I was trying to decide if to apply or not, to a yoga teacher training “Me as a yoga teacher?” Come on, imposible!

I didn’t was conscious how was that I really applied and also, finished it.  After that on my way back home I just decided to forgot it (no more yoga for Fe) A few years after, I was back in India, this time to a new training but now, as a yoga teacher (always a student). So what happen?

I would love to be able to tell you all about it! But I didn’t realise when I was stepping into a mat and introducing myself as a yoga instructor. I guess that when you just release all your fears and obstacles, magic just comes out.

After that and a few more trainings, I still can’t realised when was that moment, when yoga decided for me to be a new path and a new way of living and I just let it do it.

Sometimes, let’s be  honest … I’m so scared.

Friends ask me … “Fe, how can you paid all your bills being just a yoga teacher?” and I- know that part of that answer comes to my former job as a Therapist.

I’m still trying to build a new reality for my life, in were yoga could be my principal job. I know that could be possible, with hard work, being persistent and loving what I do (and that’s the harder part, not every day is a full roses field) But also I don’t want to miss my connection with others in the therapy wave, where everything is a new chapter to discover.

I think, that as everyone. I do have my fears and my job shits; insecurities and stubbornness. But I also really believe that Im able to do whatever I want to, because I can, I feel wise (most of the time) and Im trying always to be more honest and kind with myself.

But of what I’m sure, is that the only way to surfer all of them is doing what we love. Even if the way looks scary, dark or cold. So next time that you my dear feel a bit scared about your job, your future or just of what you are doing now, ask to yourself … Do I really love what I’m doing and of what Im suffering for?

Also, not everything is yellow or grey!

I think that if we really want a change we need to accept our both sides … after all, it’s what makes us human.

 

I would love to hear your story.

Do your shit and feel your freedom!

Love y’all.

Algunos días, las cosas parecen más complejas de lo que realmente son.

Aún recuerdo como me sentía en el 2011 cuando trataba de decidir si postular o no a la formación como instructor de yoga. “Yo instructor? Por favor, Imposible!”

La verdad es que no supe como fue que postulé y además, como fué que lo terminé. Pero de nada importaba en ese momento si de regreso a casa, ya optaba por olvidarme de aquella bella experiencia y no continuar con la práctica (no más yoga para Fe). Años más tarde, estaba de regreso en India, pero esta vez para un nuevo entrenamiento, ya como profesor de yoga (y siempre estudiante). Entonces, que paso?

Me encantaría poder contarles todo! Pero no fui capaz de darme cuenta, cuando estaba pisando un mat de yoga y presentandome como el instructor de la clase. Supongo que cuando simplemente te liberas de todos tus temores y obstáculos, la magia ocurre.

Pese a que cada día me siento más consciente, aun no logo darme cuenta de cual fue el momento en que el yoga decidió por mí. Convertirse en mi nuevo camino y una nueva forma de vivir … yo simplementé permití que así fuera – yoga hizo el resto –

A veces, seamos honestos … pese a tanta certeza, siento temor.

Mis amigos constantemente me preguntan …”Fe, como puedes vivir siendo solo profesor de yoga?” y se que parte de esa respuesta es gracias a mi trabajo formal como terapeuta (y tal vez esto es lo que me atemoriza)

Aún trato de crear una realidad donde el yoga pueda ser mi trabajo principal. Se que es posible , con trabajo duro, siendo persistente y amando lo que hago (y esa es la parte más compleja, poque no todos los días son un jardín de rosas) Pero tampoco quiero perder la conexión que la terapia te permite con otros, donde todo es un nuevo capítulo por descubrir.

Creo que como todos, siento temor, shits en el trabajo; inseguridades y testarudeces. Pero también creo que soy capaz de hacer lo que quiera hacer, porque puedo, porque me siento con la sabiduría (la mayor parte del tiempo) y porque siempre estoy tratando de ser más honesto y noble conmigo mismo.

Pero de lo que estoy seguro, es que la única forma de surfearlas es haciendo lo que amamos. Incluso si luce complicado, oscuro o frío. Entonces la próxima vez queride, que te sientas un poco temeroso sobre tu trabajo, futuro o simplemente de lo que estas haciendo “ahora”, pregúntate … ¿Realmente amo lo que estoy haciendo y por lo que estoy sufirendo?

Además, no todo es amarillo o gris.

Creo que si realmente deseamos un cambio, necesitamos aceptar nuestras polaridades. Después de todo, es lo que nos hace humanos.

Me encantaría esuchar tu histroia.

Haz tu porpia mierda y siéntete libre

Les adoro

Muchas veces escucho a mis amistades, compañeros de trabajo o futuros alumnos, al invitarlos a participar de una práctica, hablar de sí mismos como “soy demasiado tieso, es que no logro alcanzar ni mis rodillas al hacer cigüeña o no sirvo para esto”. 

Como si de pronto la práctica de yoga fuese mero sinónimo de proceso de mutación física a un estado elástico de la corporalidad. Bueno, de cierta forma es cierto que con la práctica, constancia y compromiso con uno mismo, el cuerpo recupera su elasticidad dormida, pero claramente no ha de ser el fin último del Yoga.

Recuerdo mis primeras prácticas (digamos que hace un par de años atrás). Al igual que ellos, también pensaba que no me sería posible unir más de dos asanas, mantener el pranayama o que comenzaría a llorar de dolor a la hora de que me pidieran hacer Padmasana o Loto de piernas. De ser honestos, así fue. Antes de llegar a pronunciar el bijamantra OM , mis piernas ya protestaban de incomodidad al mantener la misma postura corporal. Mis pulmones acostumbrados a generar respiraciones breves deseaban renunciar a las indicaciones del Swami (y para ese minuto no llevaba ni 5 minutos de práctica).

Sin darme cuenta, luego de mantener una constante lucha con mi yo interior que me rogaba a gritos renunciar a la práctica, regalar el Mat y salir corriendo, ya me encontraba en Savasana, feliz y contento de que la experiencia había terminado. Pero algo había ocurrido.

Luego de despedirme de Swami (Maestro de Yoga) me encontraba sosteniendo una grata conversación conmigo mismo ¿Seguimos? Paso mucho tiempo (un par de años) hasta que volví a tomar una clase con el mismo Swami. Mi propia búsqueda del responder aquella pregunta me había llevado a explorar y experimentar otros estilos de Yoga, otros métodos y escuelas donde practicar, y al cavo de cada una de ellas lograba mantener esa grata conexión y conversación con mi Yo interior.

Han pasado 13 años desde aquella primera conversación. He logrado disfrutar de cada estilo de Yoga que en mi camino a aparecido, profundizar y avanzar cada día más en mi propia experiencia del vivir, enseñar y compartir el Yoga, pero por sobre todas las cosas, he comprendido cada día con mayor fuerza que el Yoga finalmente es esto. El poder vivir y disfrutar del proceso de conectarse con el propio Yo interior y desde este estado de gracia, conectarnos con el resto, mantener y gozar de esta caminata, liberarnos del deseo y simplemente experimentar la maravilla del Estar, aquí y ahora en este minuto.

Posiblemente, sabes de lo que estoy hablando. Si es así, Felicidades y Gracias por haberte permitido este maravilloso regalo, pero si aun te quedan dudas, preguntas o simplemente curiosidad … Te invito a que te atrevas a vivir esta experiencia. El Yoga no va de quien tiene mayor elasticidad, de quien logra la mejor Asana o no, sino de cuanto nos permitimos estar en este minuto, aquí, ahora, y el resto … bueno ya con el tiempo iras celebrando y agradeciendo cada uno de tus logros y avances.

nirvana-camino

Existe una breve y antigua leyenda que les narran a los chicos en India, para educarles sobre la necesidad de ser perseverantes en cada una de sus tareas.

El anciano, había sentido el llamado. Algo existía en lo alto de la montaña que llamaba por él; por su ser, su luz y por su espíritu. Tras mucho caminar en dirección hacia la montaña y al visualizar como la naturaleza que durante años acompañó, eran hoy sus principales obstáculos, el anciano dio marcha atrás.

Un día como cualquier otro, el anciano volvió a sentir la necesidad de acudir a ese llamado que en ningún momento calló su voz. Nuevamente al enfrentarse a la montaña sintió el deseo de regresar. Sin embargo recordando las enseñanzas sagradas, optó por no sucumbir ante el deseo del retorno.

Los primeros pasos fueron complejos. Los animales salvajes rugían ante la extraña presencia de ese humano desconocido. El bosque y sus tupidas ramas en señal de desconocimiento, cubrían el suelo por lo que difícilmente el Anciano lograba ver el camino que iba generando. En reiteradas ocasiones, tuvo que regresar al inicio de la montaña solo para dar descanso a su cuerpo. 

Con el tiempo y gracias a su perseverancia, los animales y la naturaleza que en un comienzo fueron su principal enemigo, comenzaban a reconocerle, sintiendo su noble objetivo – acudir al llamado sagrado – La montaña poco a poco comenzó a dibujar un camino por donde el viejo, había ya caminado en sus intentos anteriores. Los árboles comenzaban a quitar sus ramas del paso, incluso tendieron brazos para que el Anciano pudiera sostenerse en el caminar. Los animales, simplemente se recostaron a observar el esfuerzo y dedicación del Viejo, en ocasiones le brindaron alimento en otras abrigo o simplemente compañía. 

Luego de un tiempo, la Montaña ya no era un sitio inhóspito y desconocido – el Viejo ya no era un extraño y un peligro. Y un buen día, simplemente ocurrió. El Anciano estaba ya en la cúspide de la Montaña, en armonía con los Dioses que llamaron por él 

Recuerda siempre seguir el camino. No te entregues a los pequeños engaños de la mente.

Energía Solar.

Luz.

Namaste.