Living whit out “a” plan

Cuantas veces nos hemos puesto realmente a pensar en cual es nuestro plan de vida. O si realmente “aquello” que pensamos que queremos, es realmente lo que “queremos”?

Debo serles honesto. Cuando mentalmente me escucho preguntándome esto, me argumento: Fe, ya tienes 33 años y estás pensando como un pequeño. Pues bueno, mi querido “Fe” soy uno de esos tantos adultos que luego de cuestionarse cientos de veces a vida misma, han llegado a a conclusión de que vivo sin “un plan”

Me cuestiono realmente la existencia o no de aquel famoso plan de vida, pues planes … vamos he tenido cientos en estas 33 vueltas al sistema solar: estudiar, trabajar, mudarme, enraizarme en una relación, liberarme de una relación tóxica, reinventarme … estudios, planes de trabajo en un espacio que no me agrada …. hacer agradable ese sitio que detestas, viajes, viajes y mas viajes.

He llegado a la conclusión de que posiblemente mi plan sea simplemente un lo opuesto de las expectativas de mi familia y anhelar la vida de un pasaporte lleno y una backpack con cientos de historias. Pero si ha de ser ese ¿Debería cuestionarme el simplemente no dar el paso?

My dear sister once told me: maybe you just need to admit that your soul doesn’t want be what we want for you … and she was right. Luego de pasar meses, realmente cuestionando mi estilo de vida, pero de modo paralelo movilziando a que otros rompan con esas rutinas y se permitan simplemente crear su propio camino, siento que ha llegado la hora de realmente “salir del closet” y hacerme cargo de mi no plan de vida.

Pensándolo bien, de mi plan de no tener el plan tradicional de vida.

Tal vez, escribo esto desde la adrenalina que me genera estar encerrado un par de horas atravesando aquella parte de Africa, que por cierto nunca he entendido porque no simplemente tomar vía directa y diagonal por el océano desde Europa a Latinoamérica. Sumado con el no deseo de regresar a la rutina del trabajo, que lo haces agradable pero que realmente no te gusta y por mas gratitud que le pongas, sigue siendo ese sitio que detestas y que te hace sentir encerrado y no creativo, o retomar aquellos pendientes que pese a tu estilo liberal de vida, asumiste solo por sentirte con la presión o el compromiso moral, entre tantos etc y mas etc que podría cada uno de ustedes rellenar en la siguiente oración “…………”

Entonces mientras vuelo, he decidido hacer una lista de todas mis pertenencias y jugando a estimular toda mi corteza frontal, pre frontal, lóbulos y sinapsis varias. Recordar los valores que tuvo el adquirirlas y el monto que podrían ingresar para el año sin plan. Pensar en que hacer luego de venderlas, cuanto tiempo me tomaría el cerrar aquellos pendientes bancarios, dejar las cosas en cero y agarrar un pequeño colchón. Que aplicaciones o sitios existen para intercambiar trabajo por hospedaje y comida, o cuanto tiempo me tomaría soltarme para simplemente enseñar yoga en ingles.

Donde llegar hasta el día de partir, cuanto tiempo enganchar el curro, pega o trabajo actual y simplemente enrollar mi mat y simplemente partir.

Ahora que lo escribo y lo releo … noto cuan ansioso me pone, cuanto de aquella ansiedad es temor, boicot y cuanto también es esa fuerza que te impulsa a cerrar los ojos y saltar.

Ok,

Entonces el plan se no tener plan, se transforma en un nuevo plan.

Ya les iré contando. Posiblemente en un par de días desista o tal vez les escriba desde algún lugar recóndito del planeta, el cual estaré llamando hogar.

Hasta ese entonces

Mandemos al carajo los planes e inventémonos nuevos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s