Derechos Sexuales

¿Estamos tan conscientes de que nuestra sexualidad se constituye en sí misma como un derecho humano y con ella, una expresión de cuan libres sexualmente podemos llegar a ser?

Por si no lo sabías. En el año 1997 en el Congreso Mundial de Sexología realizado en la bella ciudad de Valencia (España). Es revisada y aprobada por la Asamblea General de la Asociación Mundial de Sexología, en adelante WAS, la promulgación de lo Derechos Sexuales, con la cual desde el ámbito de la sexología moderna, nos posicionamos a la hora de pensar en nuestras libertades en lo que a las artes amatorias, eróticas, afectivas y sexuales, corresponde.

Años más tarde, en el 14º congreso Mundial de Sexología desarrollado en Hong Kong, se definen a sí mismo como:

“Los derechos sexuales son derechos humanos universales basados en la libertad, dignidad e igualdad inherentes a todos los seres humanos. Dado que la salud es un derecho humano fundamental, la salud sexual debe ser un derecho humano básico”.

Por lo que desde tal promulgación, comprenderemos que la salud sexual, será siempre el resultado de un ambiente que reconozca, respete y ejerza estos derechos.

Aquí les dejo la lista completa:

1. El derecho a la libertad sexual. La libertad sexual abarca la posibilidad de la plena expresión del potencial sexual de los individuos. Sin embargo, esto excluye toda forma de coerción, explotación y abuso sexuales en cualquier tiempo y situación de la vida.

2. El derecho a la autonomía, integridad y seguridad sexuales del cuerpo. Este derecho incluye la capacidad de tomar decisiones autónomas sobre la propia vida sexual dentro del contexto de la ética personal y social. También están incluidas la capacidad de control y disfrute de nuestros cuerpos, libres de tortura, mutilación y violencia de cualquier tipo.

3. El derecho a la privacidad sexual. Este involucra el derecho a las decisiones y conductas individuales realizadas en el ámbito de la intimidad siempre y cuando no interfieran en los derechos sexuales de otros.

4. El derecho a la equidad sexual. Este derecho se refiere a la oposición a todas las formas de discriminación, independientemente del sexo, género, orientación sexual, edad, raza, clase social, religión o limitación física o emocional.

5. El derecho al placer sexual. El placer sexual, incluyendo el autoerotismo, es fuente de bienestar físico, psicológico, intelectual y espiritual.

6. El derecho a la expresión sexual emocional. La expresión sexual va más allá del placer erótico o los actos sexuales. Todo individuo tiene derecho a expresar su sexualidad a través de la comunicación, el contacto, la expresión emocional y el amor.

7. El derecho a la libre asociación sexual. Significa la posibilidad de contraer o no matrimonio, de divorciarse y de establecer otros tipos de asociaciones sexuales responsables.

8. El derecho a la toma de decisiones reproductivas, libres y responsables. Esto abarca el derecho a decidir tener o no hijos, el número y espaciamiento entre cada uno, y el derecho al acceso pleno a los métodos de regulación de la fecundidad.

9. El derecho a información basada en el conocimiento científico. Este derecho implica que la información sexual debe ser generada a través de la investigación científica libre y ética, así como el derecho a la difusión apropiada en todos los niveles sociales.

10. El derecho a la educación sexual integral. Este es un proceso que se inicia con el nacimiento y dura toda la vida y que debería involucrar a todas las instituciones sociales.

11. El derecho a la atención de la salud sexual. La atención de la salud sexual debe estar disponible para la prevención y el tratamiento de todos los problemas, preocupaciones y trastornos sexuales.

Durante la mayor parte de nuestra vida, nuestros derechos respecto a cómo vivimos, sentimos o pensamos la sexualidad, han estado mediados desde una mirada socialmente externa. Desiciones de terceros, movimientos sociales o incluso constituciones que nos entregan una pauta rígida de cómo disfrutarnos o no.

Sentimos que somos “dueñes” de lo que hacemos, cuando y con quién. Más aun, con cuanta periodicidad practicamos libremente nuestra sexualidad desde el acto o coito propiamente tal o simplemente desde el contacto con otros. No obstante, en más de alguna ocasión hemos recibido miradas, críticas, prejuicios de otros; muchas veces, hemos sido esos “otros” a la hora de hablar de la actividad o vida sexual de terceros, o nos ha inundado el temor del no poder expresarnos sexualmente hablando.

Tanto así, que el entendimiento de la sexualidad históricamente ha mutado desde la libertad plena en sus prácticas a la represión máxima de ella, siendo desplazada a fines netamente reproductivos. Para tener un nuevo vuelco y posicionarse en el lugar que hoy se encuentra. Pero, ¿Cuál es precisamente ese lugar? Si después de todo, aun pareciera extraño escuchar adultos quienes se proyectan en su vida sin fines reproductivos, comprendiendo la constitución de la familia sin hijos, la elección de parejas sexuales del mismo sexo, conceptos de golfe, guarre, suelte, etc, significados negativos o cuestionadores de quienes adquieren algún juguete o facilitador del goce sexual. O a mi parecer más preocupante aún, como el vivir o experimental la propia sexualidad a través de la estimulación de nuestra corporalidad o masturbación, puede ser considerada por muchos como no sana, secreta o incorrecta.

Todo esto, me lleva a preguntarme, ¿Qué tan libres somos a la hora de pensar en el sexo?

Muchas veces, he escuchado o sostenido conversaciones con amigos, colegas e incluso clientes. Respecto de que consideramos como libertad en lo que sexo se refiere. Si bien, hoy podemos mantener un comportamiento y una vida sexual bastante “abierta”, la práctica nos muestra que en cada una de nuestras acciones se encuentran estas ideas de lo correcto, lo aceptado o lo moral. El goce incluso por lo “oculto” o lo “secreto” sin darnos cuenta cómo nuestro actuar pudiese estar influenciado por esto en lo que podríamos sentir como la ausencia de una protección a nuestros derechos sexuales.

¿Qué es entonces la llamada libertad sexual? Existen, cientos de definiciones fáciles de encontrar, es más si hacemos el pequeño ejercicio de googlear, una de los primeros resultados que encontraremos, será la definición expuesta por la Organización Mundial de la Salud (OMS)

“La libertad sexual, corresponde a un acercamiento positivo y respetuoso hacia la sexualidad y las relaciones sexuales, así como la posibilidad de obtener placer y experiencias sexuales seguras, libres de coerción, discriminación y violencia”

Les pregunto yo ahora, ¿Qué les pasa cuando leen esta definición?

Personalmente, mientras más investigo, reflexiono o indago en el tema. Mi sensación de ambivalencia en mi propia libertad sexual aumenta.

Creo que pese a las distintas promulgaciones “de papel” que hoy rigen nuestros “derechos o libertades”, la principal revolución sexual es aquella que cada une de nosotres, es capaz de sostener con uno misme: ¿Cuan libre te sientes? ¿Cuan plene te sientes contigo misme o con otres?

En lo personal, comencé a sentirme libre cuando fui capaz de habitar mi propia corporalidad y mi propio goce. Luego de años de sentirme condicionadamente libre o reprimido en mis deseos o necesidades, cuando fui capaz de resignificar el propio goce, fui también capaz de sentirme fluir en mi sexualidad.

Creo que es un tema que da para mucho y es tremendamente necesario de observar. Cuando más seamos capaces de hacernos estas preguntas, mas flexibles seremos a la hora de resignificar y flexibilizar la educación sexual que hemos recibido y con ella, la que estaremos entregando a las nuevas generaciones.

Mi invitación?

Disfrutemos, en compañía, sin prejuicios, en nuestra mismidad y por sobre todo, en respeto y mutuo consentimiento. De pronto así nos evitamos tanta represión, cuestionamientos y castigos por sentirnos de un modo diferente a lo que el resto espera de nosotres, incluso del “nosotres sexual”

Fe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s