Aprender a Meditar.

Aprender a meditar es una de los grandes regalos que nos podemos hacer día a día. Después de todo es una simple, maravillosa y poderosa herramienta para ordenar, aclarar y desintoxicar nuestras emociones, pensamientos e ideas.

También nos permite prepararnos cual entrenamiento para comenzar cada día, reencontrarnos y observarnos, o simplemente poder estar seguros y confiados a la hora de enfrentar situaciones que nos generen ansiedad, tristeza o inquietud, pero ¿Cómo podemos lograr ese estado de quietud y tranquilidad?

Aquí te dejo unos Tips:

1. Es importante que busques un lugar que e sea realmente cómodo, en el que puedas permanecer sentado sin grandes distractores. Las primeras horas de la mañana, es un perfecto escenario: Sonidos ambientales y temperatura ideal.

2. Es necesario que te sientes de forma cómoda, con tu espalda lo más recta que puedas. No es necesario que realices un Loto de piernas, solo basa con un cruce simple que te permita poner tus rodillas lo más cerca del suelo que puedas (con la práctica iras avanzando en esto). Trata de visualizar un triángulo entre tus rodillas y tu sacro, en caso de que sientas que caerás dormido, esto te permitirá mantener el equilibrio.

3. Cierra los ojos y comienza a respirar. Mantén la atención y concentración en la respiración. Incluso si lo deseas, puedes visualizar como el respirar genera una pequeña vibración o sonido en tu interior. Concéntrate solo en ello.

4. Mantén en todo momento, una respiración abdominal. Esto quiere decir que inhalando por la nariz, inflas tu abdomen y al exhalar por la nariz, tratas de desinflarlo por completo. Esta respiración es clave, ya que te ayudará a profundizar en la meditación y mantener el estado de calma y concentración. Cuando sientas que ya logras dominar esta respiración, puedes ir aquietándola lenta y pausadamente para ello aumentas el tiempo de inhalación y de exhalación.

5.Si aparecen ideas, imágenes o pensamientos. Acéptalas, agradece su presencia y con la respiración déjalas ir. Que esto no te perturbe ni detenga tu estado de calma, recuerda que no podemos ser ajenos ni distantes a la realidad en la cual existimos, pero ojo, no te quedes con ellos. Retoma la conciencia en tu respiración en cada minuto que sientes que algo te “desconecta”.

Durante tu meditación, trata de visualizar un pensamiento positivo y mantén tu atención en este. Si lo deseas, puedes visualizar como de tu interior comienza a desellar un brillo que calma e ilumina. Si quieres puedes pensar en alguna situación o alguna persona que requiera de Luz y de este modo compartir ese estado de Paz con el o ella.

6. No te presiones por cumplir con un “tiempo para meditar” comienza de a poco y ya verás como luego tu mismo ser interno te guiará en “cuanto tiempo meditar”. Posiblemente al comienzo sentirás que los minutos son eternos, luego esa eternidad sera un completo regalo.

Cuando termines tu estado meditativo, regálate un par de minutos para que tu organismo retome lentamente su ritmo normal. Continúa con tus actividades cotidianas, sintiéndote agradecido/a. Recuerda que toda práctica de Yoga, finaliza con una meditación. Te invito a intentarlo, destina un par de minutos diarios o anímate y practica Yoga. Ya verás que los beneficios que iras obteniendo poco a poco serán muchos.

meditateEnergía Solar. Namaste.
#yogaconFe


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s