No creo que sea casualidad que estemos aquí